Preocupa la salud de los jóvenes que fuman

May 27, 2016 2:56 pm Published by Leave your thoughts
shutterstock_274294889

Eduardo Stanley

Según un nuevo estudio, en Estados Unidos quienes fuman empezaron a hacerlo antes de los 21 años. Por lo tanto, prevenir que los jóvenes fumen, incluyendo cigarros electrónicos (e-cigs), significa que hay más posibilidades de que menos personas usen tabaco. Esto redundará en mejores condiciones de salud para todos.

Es por ello que el gobernador de California, Jerry Brown, firmó el pasado 4 de mayo la propuesta de ley SB X2-7 que establece la edad de 21 años para que una persona pueda comprar tabaco en cualquiera de sus formas. Esta ley, presentada por el senador estatal Ed Hernandez (D-West Covina), entrará en vigor el 9 de junio. California es el segundo estado, después de Hawaii, en establecer esa edad para que una persona pueda comprar tabaco.

La nueva ley estatal fue firmada poco antes del Día Mundial Sin Tabaco que se celebra hoy, y que es una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud orientada a reducir el consumo de tabaco a nivel mundial.

“Esta nueva ley ayudará a que menos personas fumen, especialmente jóvenes”, dijo Bessie Yang, del Departamento de Salud Pública del Condado de Fresno. “California tiene un bajo número de fumadores, pero en el condado de Fresno hay unos 8,000 menores de 21 que usan tabaco”.

El estudio mencionado, “Public health implications of raising the minimum age of legal access to tobacco products”, fue realizado a solicitud de la Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) y dado a conocer en marzo del 2015.

“El estudio confirma que cuando se empieza a fumar de joven, el hábito persiste”, comenta Yang. “El 90% de los fumadores asegura que empezó antes de los 18 años”.

El peligro radica en que el cerebro de un joven aún no está completamente desarrollado y por lo tanto es más vulnerable a la dependencia de la nicotina.

Reducir el consumo de tabaco podría contribuir a la reducción de fumadores. De ser así, autoridades de salud consideran que es posible una drástica reducción en enfermedades atribuidas al tabaco, como el cáncer.

“En los últimos tres años en California se limitó la publicidad del tabaco orientada a los jóvenes”, dice Lindsey Freitas, de la organización California Lung Association (CLA). “Sin embargo, la industria tabacalera presentó un nuevo producto, el cigarrillo electrónico, y los jóvenes eran su objetivo”.

Un estudio de la Encuesta Juvenil Nacional del Tabaco (NYTS) reveló que en 2014, 13.4% de estudiantes de preparatoria habían fumado cigarrillos electrónicos, 1.5% más que en 2013.

Freitas explica que el costo a la salud pública estatal por el uso de tabaco es de unos $6.3 billones al año. Y agrega, “Hasta ahora nuestras herramientas para luchar contra el uso del tabaco era aumentar los impuestos, pero esta nueva ley, que establece la edad mínima de 21 años para comprar tabaco, es mejor todavía”.

De acuerdo a CLA, si esta ley se aplicara en todo el país, la cantidad de fumadores se reduciría en un 12%.

Si el número de fumadores desciende, el costo de la salud pública también baja. Un estudio de la Universidad de San Francisco asegura que si un 10% de los fumadores del país deja de fumar, los costos de la salud pública se reducirían hasta $63 billones. Es más, el mismo estudio, titulado “Smoking Behavior and Healthcare Expenditure in the United States, 1992–2009: Panel Data Estimates”, dice que los ahorros en gastos de salud son inmediatos.

Finalmente, Freitas recordó también que el fumador también puede afectar a los no-fumadores ya que el humo de segunda mano también es causa de enfermedades crónicas.

Lo último sobre el Obamacare en tu correo

By submitting above you agree to our privacy policy