Jóvenes de California se expresaron con su voto

November 1, 2016 7:24 am Published by Leave your thoughts

Eduardo Stanley

Aunque ya dejamos atrás las elecciones presidenciales y el tono controversial de la campaña que precedió a las mismas, aún siguen las discusiones políticas en todo el país. Naturalmente, diferentes grupos sociales expresaron sus propias opiniones y percepciones con su voto. Este fue el caso de los jóvenes (18 a 34 años), muchos de los cuales no se consideran “el futuro”, sino el presente.

“Con los actuales cambios demográficos y miles de nuevos votantes, estamos en un momento en que más gente está dejando de quedarse al margen”, asegura Ángel García Sánchez, de 28 años, de Lindsay. “Los jóvenes empezaron a vivir un momento de mayor participación que podría llegar a emparejar la discusión política”.

Ángel, integrante de la organización El Quinto Sol de América, trabaja con la comunidad latina inmigrante del condado de Tulare, el de mayor producción agrícola del estado pero con altos niveles de pobreza, marginación y contaminación ambiental.

Tulare, ubicado en el Valle de San Joaquín, considerado el más rico del país en materia de productividad agrícola, históricamente ha sido muy resistente a los cambios.

Sin embargo, en el resto del estado los cambios continúan sin cesar. Por ejemplo, los votantes considerados “independientes” pasaron del 20.9% en 2012 al 23.3% este año, según el Instituto de Políticas Públicas de California. Muchos analistas consideran estos números como un rechazo de los votantes a las instituciones partidistas tradicionales, lo que podría ampliar el debate político-social en el futuro.

“Las elecciones fueron usadas para movilizar a las personas alrededor de temas que les preocupa”, comentó Ángel. “Pero para producir los cambios que la gente necesita ver, es imperativo mantener el momentum que las diferentes comunidades han construido”.

Por su parte, los latinos, que constituyen el 34% de la población adulta del estado, apenas fueron el 18% de los votantes, según la misma fuente. Esta diferencia podría deberse a su situación migratoria.

“En mi familia votamos mis hermanas y yo, pero mi esposa y mi papá no porque aún no son ciudadanos”, comenta Ángel. “Muchos de mis amigos que habitualmente mostraban indiferencia en votar, este año expresaron interés en hacerlo debido a la retórica de la campaña presidencial”.

Aparte de la retórica divisionista que caracterizó la campaña electoral de este año, existen otros temas que preocupan a los jóvenes.

“La salud es un tema catalizador… Si no tienes buena salud es difícil conseguir trabajo, lo que afecta tus ingresos y a su vez puede llevarte a vivir en una zona más barata pero menos saludable”, dice Ángel, a quien su activismo en una zona rural, con altos índices de contaminación ambiental, le ha dado conocimientos sobre el tema.

Precisamente, muchos de los residentes de estas áreas rurales marginadas carecen de seguro médico debido a su situación migratoria, lo que no impide que trabajen intensamente en las cosechas que alimentan a millones de estadounidenses.

Y aunque estos trabajadores tampoco pudieron votar, muchos jóvenes conscientes de esta realidad asumieron la responsabilidad de hacerlo por ellos, apoyando temas de interés social como una reforma migratoria y la ampliación del acceso a la salud pública para todos los residentes del estado.

“Estamos en un momento en el cual muchos jóvenes votantes han tomado un serio interés en el proceso político y se están movilizando de manera que nunca antes lo había visto”, concluyó Ángel.

Lo último sobre el Obamacare en tu correo

By submitting above you agree to our privacy policy