Estar en prisión es nocivo para la salud

September 30, 2015 8:37 am Published by Leave your thoughts
Para 2013, la cifra de presos
en EEUU ascendía a más
de 1.5 millones de personas.

Eduardo Stanley

Estados Unidos es el país con más personas encarceladas en el mundo. En los últimos 25 años, la población carcelaria se duplicó mientras que la criminalidad se redujo a la mitad.

Para 2013, la cifra de encarcelados en EE.UU. superaba ya el 1.5 millones de personas. El país representa el cinco por ciento de la población mundial pero tiene el 25 por ciento de encarcelados del planeta.

Este aumento del encarcelamiento masivo, que algunos activistas atribuyen a las políticas de la “guerra a las drogas” y “ser duro contra el crimen”, afecta principalmente a personas de las minorías étnicas (ver http://www.afsc.org/document/infographic-america-behind-bars).

Un aspecto muy preocupante es la relación entre encarcelamiento y salud, algo que afecta al prisionero, a su familia y también a su comunidad.

Según diferentes estudios, cada año en prisión reduce dos años las expectativas de vida. Estos efectos son más graves en los casos de arresto aislado —muy común en EE.UU. y que ha sido comparado con la tortura—, ya que produce efectos psicológicos irreversibles.

El arresto aislado consiste en enviar a un prisionero a una pequeña celda sin ventanas y sin contacto con otros prisioneros hasta 23 horas al día.

El psicólogo Craig Haney estableció el término “muerte social” para describir los efectos del arresto aislado que él estudió en la Prisión Pelican Bay, de California.

Varios estudios sobre los efectos mentales en casos de aislamiento demuestran que hasta los prisioneros considerados “fuertes” mentalmente terminan afectados.

“En primer lugar, quienes cometen delitos muchas veces son personas con problemas de salud, como drogadicción, y al ser encarcelados, sus problemas se agravan”, dice Lenore Anderson, Directora Ejecutiva de Californians for Safety and Justice (http://www.safeandjust.org). “La mayoría de estas personas no tienen seguro de salud, lo que afecta su tratamiento; pero lo más grave es que se ha invertido poco dinero en salud y mucha en construir cárceles”.

Una demanda reciente por parte de varios de estos prisioneros, obligó al estado de California a mejorar las condiciones de arresto aislado.

Incluso la ley “Tres golpes y estás adentro” —establecida en 1994 por la cual una persona que comete tres veces un delito recibe una fuerte sentencia— fue suavizada en 2012. Y en 2014 los votantes aprobaron la Proposición 47, misma que también reduce sentencias para casos no graves.

Otros datos son también muy preocupantes. “El encarcelamiento masivo trae consecuencias familiares y sociales negativas; por ejemplo, niños con padres en la cárcel tienen siete veces más posibilidades de terminar ellos mismos encarcelados o a desertar de la escuela”, dice Matthew Lowen, Director Asociado de la organización nacional American Friends Service Committee, de Arizona, la cual ayuda a prisioneros y sus familias, además de presionar para reducir largas sentencias y el número de personas en las cárceles. Y agrega que un prisionero no trabaja, no paga impuestos y al salir de la cárcel tiene menos posibilidades de conseguir empleo.

Pero algo está cambiando. “Creo que California está yendo en la dirección correcta”, dice Anderson. “Tenemos que seguir trabajando, especialmente para lograr mayor inversión en la salud pública”.

Encarcelamiento y salud  

  • Cada año en prisión reduce dos años las expectativas de vida.
  • El encarcelamiento masivo afecta la salud mental de una comunidad, incluso a personas que no tienen familiares arrestados.
  • El arresto aislado produce efectos psicológicos irreversibles.
  • El arresto aislado ha sido comparado con la tortura.
  • La gran inversión de dinero en cárceles reduce la inversión en salud pública y educación.

Lo último sobre el Obamacare en tu correo

By submitting above you agree to our privacy policy