Ley Estado Santuario

Ley de ‘estado santuario’ busca proteger a inmigrantes

Millones de personas residentes en California podrían beneficiarse con una nueva ley estatal, que entró en vigor el pasado 1 de enero, la cual busca proteger a individuos indocumentados contra los abusos y persecuciones por parte de agentes de Inmigración.

Entre 2.3 y 2.6 millones de inmigrantes indocumentados –casi el 6% del total de la población del estado–, según cifras del Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC), podrían verse protegidos por la legislación ‘SB 54’ o ‘Acta de Valores de California’, conocida popularmente como la ley del ‘estado santuario’, que fue propuesta por el senador estatal Kevin De León (Demócrata, Los Angeles), y firmada por el gobernador Jerry Brown en octubre pasado.

La ley limita la colaboración entre las agencias del orden público del estado —como policía y sheriff— con las autoridades de Inmigración, prohibiendo que estas agencias compartan información personal de los inmigrantes con ICE (U.S. Immigration and Customs Enforcement). También, la ley protege a los inmigrantes de ser arrestados arbitrariamente o que se les pregunte sobre su estatus migratorio.

“El Acta de Valores de California limitará las acciones de aplicación de las leyes de Inmigración en las escuelas públicas, hospitales y tribunales, donde todos los residentes de California deben sentirse seguros, sin importar su estatus migratorio”, dijo el senador De León al ser aprobada la ley.

Es que desde su aprobación, De León ha hecho énfasis en que los indocumentados son parte fundamental de la economía de California y que las deportaciones masivas que la Administración Trump prometió ocasionarían un grave impacto a la economía del estado.

De acuerdo a reportes publicados por el PPIC en 2017, una gran mayoría de los inmigrantes indocumentados trabajan en actividades manuales como agricultura, empacadoras y granjas lecheras, debido a la flexibilidad que hay en estas industrias al momento de exigir un número de seguro social válido para conseguir trabajo.

Estos son los empleos más fuertes y peores pagados en el estado. Además, debido su estatus de indocumentados, los que realizan estos trabajos viven con el constante temor de ser arrestados y deportados.

 

Protección con limitaciones

Expertos aseguran que la ley SB 54 sólo protege a los indocumentados de manera parcial y debido a que es tan reciente, existe un gran malentendido respecto a su alcance. Incluso quienes apoyaron esta propuesta desde el principio, buscan aclarar las limitaciones de la misma, sin dejar de destacar sus virtudes.

“Esta ley no puede impedir el trabajo de ICE de deportar a personas indocumentadas”, explica Mark Silverman, abogado del Immigration Legal Resource Center (ILRC), con base en San Francisco.

Con esto el abogado se refiere a que debido a que ICE es una agencia del Gobierno Federal, la ‘ley santuario’ de California no puede impedir sus acciones, incluyendo las temidas deportaciones.

“Pero, aunque aún es muy temprano para hablar de resultados, esta ley protege a mucha gente”, asegura Silverman.

Además de limitar la colaboración con ICE, uno de los aspectos más destacados de la SB 54 –indica el experto– es que prohíbe a los agentes del orden público preguntar a un sospechoso sobre su situación migratoria, salvo que esa persona sea responsable de un crimen grave.

La Policía tampoco puede arrestar a alguien bajo sospecha de ser inmigrante indocumentado, detener a una persona en base al pedido de ICE o participar en redadas.

Por estas y otras razones, para los activistas y organizaciones de los derechos de los inmigrantes esta ley es una victoria.

“Puede considerarse un triunfo, pero un triunfo de la gente que participó en protestas y ejerció presiones contra legisladores opuestos a los inmigrantes”, comentó Silverman.

“Aún queda mucho por hacer, todavía hay políticos que intentan detener estos avances pero creo que la movilización de la gente seguirá siendo crucial para mantener y profundizar este triunfo”.

Según dijo en su oportunidad el senador De León, su propuesta de ley SB 54, también busca mantener una buena relación entre la comunidad y la policía local, algo que no podría ocurrir si la policía contribuye a la separación de las familias a causa de las deportaciones.

Se ha informado que algunos Sheriffs del estado han expresado descontento por esta ley y aseguran que buscarán la manera legal de colaborar con ICE.

“Con esta ley, California busca proteger a su gente, pero al gobierno de Trump no le gusta y quiere ‘castigar’ a California!”, advierte Silverman.

El PPIC estima que de los casi 2.6 millones de indocumentados que residen en California. Solamente en el condado de Los Angeles viven más 800,000 indocumentados.

Eduardo Stanley

VOLVER ARRIBA

Contáctanos