Soñadores

“Soñadores” no deben olvidar registrarse en el Medi-Cal

De acuerdo a las autoridades de Salud de California y la Fundación Kaiser Family, el 53.6% de los 9.1 millones de niños en el estado están registrados en el programa de salud pública estatal conocido como Medi-Cal. Este programa cubre a toda persona menor de 19 años de edad, sin importar su estatus migratorio, y ofrece cobertura completa incluyendo salud preventiva, salud dental y medicamentos.

Sin embargo, para participar en este plan de cobertura de salud y obtener sus beneficios, como la atención preventiva, las personas deben ser proactivas y registrarse.

“Me preocupa que muchos jóvenes sienten que no necesitan un seguro de salud y no se registren”, dice José Guevara, de 23 años, residente de Los Ángeles y estudiante del California State University, Los Angeles. “Cuando eres joven piensas que nunca te enfermarás, pero en realidad todos deberíamos tener un seguro de salud”.

Guevara, nacido en El Salvador, es miembro de la comunidad LGBTQ y uno de los recipientes de DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals). El joven sabe por experiencia propia lo importante que es tener un seguro médico, y él calificó para obtener Medi-Cal por ser residente del estado de California.

“Tenía leucemia y gracias a un trasplante de médula ósea estoy fuera de peligro”, dice Guevara con voz pausada. “Claro que como cualquier clase de cáncer hay que cuidarse y controlarse permanentemente”.

El joven estudiante, activista y miembro de la organización Students For Quality Education, aclara que padece problemas como consecuencia de las radiaciones recibidas y los fuertes medicamentos suministrados para el trasplante. Y agrega que la cuenta de la operación “superó los $500,000”, pero que Medi-Cal se hizo cargo de este gasto. “Este es un largo proceso de recuperación”, dice Guevara, quien insiste en la importancia de tener un seguro de salud completo y a bajo costo. “Nunca sabes cuando te va a pasar algo”.

Según Guevara, muchos recipientes de DACA (o “Soñadores” como se les conoce), sienten desconfianza y no quieren compartir su estatus migratorio, en consecuencia renuncian a la posibilidad de solicitar cobertura médica debido al miedo.

Datos preliminares muestran que unos 22,000 “Soñadores” no renovaron DACA antes de la fecha límite del 5 de octubre y ahora están en peligro de ser deportados y de perder los beneficios que otorga este programa. Esta decisión de no renovar DACA se debe en parte a la desconfianza y al ambiente anti-inmigrante generado por la decisión de la Administración Trump de terminar el programa. El gobierno pidió al Congreso que busque una solución permanente para los recipientes de DACA.

“Hicimos un gran esfuerzo para que todos los Soñadores renovaran su DACA”, dice Guevara. “Nuestra escuela ayudó con el costo de la renovación; es mucho dinero para algunas personas”.

“Un seguro médico te ofrece tranquilidad incluso en caso de sufrir un accidente o de una enfermedad repentina”, afirma Melissa Reyna, Gerente de Asesoría y Registro de Pacientes de la Clínica Sierra Vista, de Fresno. “Los menores de 19 años de bajos recursos pueden solicitar Medi-Cal, el programa estatal que incluye visitas médicas, salud dental y medicinas”.

Las clínicas Sierra Vista prestan servicios en tres condados, Inyo, Fresno y Kern. En 2016 tuvo 150,000 pacientes que realizaron 565,000 visitas.

En 2015 California aprobó la ley conocida como Health For All Kids que amplió los servicios de Medi-Cal a los indocumentados menores de 19 años.

Guevara estudia Ciencias Políticas y su objetivo es ayudar a los sectores sociales marginados. Por ejemplo, menciona al sector de aquellas personas entre 18 y 26 años. “Es un sector muy vulnerable y gran parte de ellos no tiene seguro médico”, asegura.

Guevara es optimista que el Congreso buscará una solución positiva para DACA. Para él, tener una situación migratoria estable favorece el acceso al estudio, mejores empleos y, por supuesto, acceso a cuidados de salud a bajo costo.

En total, se estima que en 2016 casi 13 millones de californianos –uno de cada tres– estaba registrado en el programa Medi-Cal.

Eduardo Stanley

VOLVER ARRIBA

Contáctanos