Día de los muertos

Día de los Muertos, una celebración transgénero para honrar la vida

María Camarena está en una encrucijada. Esta mujer de San Bernardino sufre porque su familia está dividida.

“Mi hermana no pudo aceptar la transición que hizo su hija. Ella a veces se quiere suicidar porque no la acepta su mamá”, cuenta.

“Nosotros apoyamos a las dos partes, pero es difícil”, explica. “No somos nadie para juzgar quién es quién”.

Por eso durante el festival del Día de los Muertos en el Cementerio Hollywood Forever de Los Ángeles, Camarena se acercó en busca de ayuda al altar levantado por miembros de la comunidad transgénero, con el apoyo de diferentes personas y organizaciones, para crear conciencia sobre las dificultades que enfrentan y que les impiden tener una vida saludable.

“Organizaciones como ésta pueden ayudar a abrir los ojos a mi hermana”, comenta.

Una comunidad orillada injustamente

“Tradicionalmente ésta es una fecha para recordar a los fallecidos, honrar su memoria”, dijo Bamby Salcedo, presidenta de Translatin@ Coalition. “¡Este año queremos también celebrar a las personas transgénero que están con nosotros!”.

El gesto no es sólo simbólico. Durante este festival del Día de los Muertos —que recibe unos 40,000 visitantes— la comunidad transgénero tuvo la oportunidad de acercarse a los californianos para concientizarlos sobre su realidad social.

“Para nosotras la vida no es fácil, no tenemos acceso a empleos o a la vivienda debido a los prejuicios”, afirma Salcedo. “Esta situación nos limita y nos orilla a vivir al margen de la sociedad, participamos de la economía de la calle y esto nos expone a violencia y enfermedades como el sida”.

Camila Concepción, otra mujer transgénero que también colabora con Translatin@, coincide en el reclamo: “No es un solo problema. Son muchos conectados”.

Un estudio reciente (“The State of Trans Health”) demuestra que las personas transgénero latinas o de color sufren más discriminación racista. Además, el 28% viven en familias cuyo ingreso anual no pasa de $10,000 dólares anuales. Esto representa casi el doble del porcentaje de la comunidad transgénero en general: 15%.

Un estudio posterior identificó cinco aspectos que impactan la salud de esta comunidad: vivienda, empleo, cuidado de salud, salud sexual, salud mental y servicios espirituales.

“Salud no es sólo temas médicos. Una persona tiene que estar saludable mental, física y espiritualmente”, explica Salcedo. “Si no tienes vivienda, si no tienes para comer… Y la espiritualidad para los latinos es importante. Si no tenemos un lugar para practicar nuestra espiritualidad, nos deprimimos”.

“Las condiciones sociales en las que vivimos son las que nos impiden llevar una vida saludable”, asegura.

Salcedo también mencionó que su comunidad está más expuesta a los arrestos y posteriores conflictos migratorios, y destacó la necesidad de ampliar servicios médicos preventivos.

Un altar para crear conciencia

“La comunidad transgénero está enfrentando desafíos muy fuertes y tenemos que ayudarla”, comentó Felicia Montes, de Self Help Graphics and Art, una organización establecida en 1970 en el Este de Los Ángeles y dedicada a la producción, interpretación, impresión y distribución de arte gráfico chicano.

Self Help Graphics desarrolla un programa inter-generacional y multidisciplinario para promover la excelencia artística, empoderar la comunidad latina y proveer espacios, herramientas, entrenamientos y capital para estos artistas.

“El altar habla de lo que podemos hacer ahora, no después”, asegura Montes, que se encargó de supervisar la construcción del altar con Translatina Coalition.

“Creo que nuestra organización fue la primera en traer la celebración del Día de los Muertos”, asegura Montes. “Cada año preparamos altares con diferentes personas y organizaciones”.

Para esta edición, Self Help Graphics incorporó el trabajo del artista chileno Rommy Sobrado-Torrico.

“Queremos conectar el arte con la gente, esto implica orgullo de nuestra cultura y de nuestra sexualidad”, concluyó Montes.

Miles de personas visitaron el altar durante todo el día, tomaron fotografías para compartir en redes sociales con el hashtag #Health4All y mostraron su apoyo a la comunidad trans.

“Es súper importante que están destacando a gente que ha fallecido y también a quienes están vivos”, dijo Vanessa Díaz, una joven de 22 años de Texas que ahora vive en Los Ángeles.

“La gente sólo se da cuenta de que existen personas trans cuando mueren, pero no les apoyan en vida. Ellos merecen ser celebrados”, añadió. “Es algo de lo que todo el mundo debería saber más. Deberíamos apoyar más su comunidad”.

“Existir debe ser más seguro para la gente transgénero”, reclamó Díaz.

Eduardo Stanley

VOLVER ARRIBA

Contáctanos